Por qué es tan importante la regularidad en el tránsito intestinal

Cuando los médicos, familiares, amigos… se interesan por nuestro estado de salud pocas veces pensamos en nuestro estómago. Más bien damos una respuesta u otra en función de cuántas veces hemos estado de baja en el último año, la de actividad física que practicamos o nuestro estado de bienestar en general. En realidad, está todo conectado.

El sistema digestivo es uno de los más importantes de nuestro organismo: es el encargado de extraer de los alimentos los nutrientes que nos servirán para producir la energía que necesitamos tanto para el día a día como para mantener en buena forma los distintos órganos y sistemas de nuestro organismo. En este sentido, se ha hablado mucho de la importancia del cerebro pero lo cierto es que en el estómago también tenemos un “centro de control” fundamental.

Basta con recordar también que en nuestro intestino se concentran casi el 70% de nuestras defensas1. De ahí es fácil deducir por qué es tan importante prestarle una especial atención y cuidar el funcionamiento normal del tránsito intestinal. Si no contamos con una buena salud digestiva nuestras defensas se ven afectadas, por lo que se reduce su capacidad de resistencia a los agentes patógenos (los que producen enfermedades).

En el caso específico del estreñimiento, el hecho de mantener las heces por un tiempo excesivo en el intestino contribuye a la formación de bacterias y sustancias tóxicas para la flora intestinal, lo que dificulta también la absorción adecuada de los nutrientes.

Además, el simple hecho de no disfrutar de una buena salud digestiva (es decir, con un funcionamiento normal del tránsito intestinal), ya comporta de por sí una serie de molestias que sin duda afectarán nuestra vida diaria:

  • Estreñimiento
  • Condicionantes en la dieta alimentaria y nuestras actividades de ocio
  • Dolores abdominales
  • Cansancio y mal humor
  • … etc.

Más allá del estreñimiento y otras molestias (que algunos pueden considerar más o menos insignificantes), es interesante recordar que en los últimos años ha habido un aumento de los problemas digestivos, las intolerancias alimentarias y las alergias. Así que hoy continúa siendo imprescindible (y más urgente que nunca) cuidar de nuestra alimentación y mantener el funcionamiento normal del tránsito intestinal.

¿Sabías que existe incluso el Día Mundial de la Salud Digestiva? Es una iniciativa de la Organización Mundial de Gastroenterología (World Gastroenterology Organisation -WGO-), que es la institución que vela por la salud digestiva a nivel mundial, y desarrollada por 104 sociedades nacionales de Aparato Digestivo en sus respectivos países. Se celebra cada 29 de mayo.

¿Cuándo y cómo ayudar al funcionamiento normal del tránsito intestinal?

La propia pregunta ya contiene la respuesta, en situaciones “normales” todos deberíamos disfrutar de un tránsito intestinal regular. No obstante, y como apuntamos en el artículo “Causas del estreñimiento”, son diversas las circunstancias que pueden alterar nuestra salud digestiva: períodos de estrés, el embarazo y el postparto (“¿Por qué el estreñimiento afecta principalmente a mujeres?”), cambios en la alimentación… y otros factores que vienen determinados por nuestra genética: la edad avanzada (a partir de los 65 años aumenta la prevalencia de estreñimiento), determinadas enfermedades o ingesta de medicamentos…

Ante estas situaciones está claro que debemos prestar una especial atención al tránsito intestinal, pero no debemos hacerlo exclusivamente entonces. Por su importancia en nuestro estado de salud general, debemos prevenir y mantener siempre unos hábitos de vida saludable, que son los que también contribuirán a reducir el estreñimiento y disfrutar del funcionamiento normal del tránsito intestinal.

Consejos para una buena salud digestiva

A continuación apuntamos algunos de los factores a tener en cuenta para la población en general. Si tienes estreñimiento crónico o alguna patología importante, consulta también con tu médico.

  • Dieta variada y equilibrada. En tu alimentación no deben faltar los cereales integrales, las legumbres, frutas y verduras. En la medida de lo posible, consume también la piel de la fruta (es dónde encontramos la mayor parte de la fibra) y prioriza las verduras verdes que puedas comer crudas o con procesos de cocción como el hervido, el asado o al vapor. Todos esos alimentos son ricos en fibra, de manera que te ayudarán al funcionamiento normal del tránsito intestinal. Eso sí, en todos los casos, asegúrate de comprar productos frescos y de proximidad, el aporte de nutrientes será mucho mayor.
  • Evita el consumo de alcohol, tabaco y un exceso de cafeína.
  • Realizar 5-6 comidas diarias, si es posible siempre a las mismas horas. Es recomendable comer con más frecuencia y en menor cantidad, más que concentrar la ingesta en dos momentos al día.
  • No olvides beber suficiente cantidad de agua (entre 1,5 y 2 litros al día).
  • Practica ejercicio de forma regular (unos 30 minutos de actividad física moderada cada día).
  • Intenta disfrutar de unos horarios fijos de sueño, y que sea de calidad.
  • Reduce el estrés (precisamente el deporte u otras actividades lúdicas pueden ayudarte a ello).
  • Dedica un tiempo a la defecación. Es importante mantener unos buenos hábitos a la hora de ir al baño. Tener un horario fijo y controlar que no haya cambios en la cantidad y apariencia de las heces puede ayudarte a detectar posibles problemas digestivos. Por otra parte, es importante también respetar los ritmos del cuerpo y acudir al baño cuando tengamos la necesidad, no dejarlo para más tarde, lo que podría favorecer problemas posteriores de estreñimiento.
  • Evita el uso de laxantes sin receta médica. Además de la fibra contenida en determinados alimentos (frutas, verduras, cereales…) existen una gran variedad de productos como roha-max que contiene sen, y el sen puede ayudar a mantener el funcionamiento normal del tránsito intestinal.

Roha-max con sen; el sen ayuda al funcionamiento normal del tránsito intestinal

Además de los consejos que te hemos explicado, también puedes incorporar en tu dieta roha-max, una excelente mezcla de plantas que contiene sen (Cassia angustifolia). La Cassia angustifolia, ayuda al funcionamiento normal del tránsito intestinal. Puedes elegir entre roha-max 60 g. y roha-max 130 g. También dispones de formulaciones en las que se añaden superalimentos como la cúrcuma y el anís o la chía y la ispágula, para un mayor bienestar digestivo la primera y con un plus de fibra la segunda. ¡Descúbrelos!

Si estás embarazada o en período de lactancia, consulta tu médico antes de tomar roha-max u otros productos similares.

 


1Eckburg PB, Bik EM, Bernstein CN, Purdom E, Dethlefsen L, Sargent M, Gill SR, Nelson KE, Relman DA. Diversity of the human intestinal microbial flora. Science 2005; 308:1635- 1638.